Modas y fotogenia del código secuencial

Este tipo de programación se puso de moda en los noventa:

Y yo decía: ¿dónde están mis bucles? ¿Y mis bifurcaciones?

Este tipo de programación está de moda últimamente:

1
2
3
4
5
6
7
hourly_delay <- flights %>%
  filter(!is.na(dep_delay)) %>%
  group_by(date, hour) %>%
  summarise(
    delay = mean(dep_delay),
    n = n() ) %>%
  filter(n > 10)

Y todo bien, sí, pero sigo sin tener bucles o bifurcaciones.

Tal vez no hagan falta. Al menos, para cosas de andar por casa. Pero, lo confieso, el código de verdad que escribo está lleno de casos especiales, comprobaciones de todo tipo de contingencias, reglas que aplican a unas columnas sí y otras no, objetos complejos (p.e., listas), que se van rellenando de una u otra manera dependiendo de las opciones del usuario y otras enojosas coyunturas muy reñidas con la elegancia.

A alguien le convendrán esas modas para generar código secuencial fotogénico. A mí, lo confieso, apenas me resuelven nada.