Varios

Descuento hiperbólico: lo que es y lo que no es

I. La teoría dice que el valor ahora (o presente) de un bien $A$ en el futuro, dentro de un tiempo $t$, es $A\exp(-tr)$, donde $r$ es la llamada tasa de descuento. Entonces, si $A$ son 100 € y la $r$ de cierto individuo es tal que el valor presente de 100 € dentro de un año son 50 €, este individuo valorará de igual manera 50 € hoy o $100 \exp(-r) = 50$ € dentro de un año.

Más ideas alrededor de la sentencia de lo del bono social de la luz

[En esta entrada abundo en lo escrito la semana pasada sobre el mismo asunto centrándome esta vez en la extraña interpretación que hace el derecho de la automatización, los algoritmos, la IA y todas esas cosas.] I. Comienzo con un par de historias que al principio podría parecer que no vienen al caso. Realicé mi primera declaración de la renta allá por el 93. En esa época, uno iba a un estanco y por 45 pesetas adquiría un sobre grande en el que venían:

Ideas alrededor de la sentencia de lo del bono social de la luz

I. En España se ideó un sistema para que los menesterosos disfrutasen de luz cuasigratuita al que se le dio el nombre de bono social eléctrico (o similar). Para recibirlo, el interesado tiene que acreditar una serie de hechos objetivos; luego, un algoritmo determinista —del que la ley y sus reglamentos son el seudocódigo— determina la procedencia o no del bono. Ese algoritmo se implementó en un programa llamado BOSCO.

Neutralidad en la red (en mayo de 2024)

Hay un buen motivo para que el tema de la neutralidad en la red no esté de moda: que es una solución regulatoria salomónica para un problema que existió en su día pero que prácticamente ha desaparecido por sí solo. El de la neutralidad en la red es un criterio para racionar un recurso que fue muy escaso, el ancho de banda. Pero hoy sobra por todas partes. Ya no hay nada que racionar: estamos sentados en un jamón comiendo de otro.

¿Qué precio debería tener una hora de GPU?

Advertencia previa: esta entrada está plusquamcondicionada por la fecha de publicación. Quien aterrice en ella meses o años después, habrá de saber que lo que sigue únicamente tiene, tirando por alto, interés paleontológico. Alguna vez, para mis experimentos, he alquilado una GPU —técnicamente, he contratado una instancia con GPUs—. Por razones que no vienen al caso, —y esto no es una recomendación de compra— mi proveedor habitual para estas cosas es OVH y los precios de las distintas opciones que ofrece pueden consultarse aquí.

Hoy, y sin que sirva de precedente, voy a hablar de economía y política

Aunque, por supuesto, en términos abstractos y con, a lo más, una muy tenue relación con hechos de la más rabiosa actualidad en la fecha en que esto se redacta. Economía En una sociedad limitada, las decisiones las tienen, en última instancia, los accionistas: la empresa hace lo que decide el +50% del capital social. Así que alguien puede crear una empresa con un capital de $3000 + \epsilon$ euros y usar sus recursos para adquirir una mayoría de control en una de un capital de $6000 + \epsilon / 2$ euros.

La progresividad fiscal: una perspectiva temporal

En una entrada anterior hablé de la curva de Laffer y de la predisposición a trabajar en los últimos meses del año. En esta quiero abundar sobre el asunto ilustrando cómo evolucionan los tipos marginales del IRPF por mes. Porque la idea de los impuestos progresivos es que pague más no solo en términos absolutos sino también relativos, quien más gane. Pero la gente no tiene todos sus ingresos el día 31 de diciembre sino que los va acumulando a lo largo del año.

Sobre la etiqueta medioambiental de los monitores

I. La semana pasada, tras 18 años de buen servicio —ha estado encendido ininiterrumpidamente desde, por lo menos, el confinamiento—, falleció el que degradé a segundo monitor: un LG Flatron L1910S de 19 pulgadas y una resolución hoy mísera que compré en Carrefor y me costó 500 euros del ala. Podría haberlo reparado porque su único problema, casi seguro, es un fallo superficial en la alimentación; pero me he dejado llevar por el consumismo.

Cómo gestiono mis inversiones a largo plazo en renta variable

I. Esta entrada es una especie de continuación de otra que escribí recientemente sobre la gestión de la liquidez en tiempos de inflación. Describe a alto nivel y sin detalles concretos cómo gestiono mis inversiones a largo plazo en renta variable —la renta fija merece un apartado aparte— y cabe en mi blog por su relación (o no) con la teoría básica de las inversiones financieras, fuertemente fundamentada en la estadística.

Gestión de la liquidez en tiempos de inflación

I. Hubo un tiempo en el que en estas páginas, dejado arrastrar por la corriente, me interesaba por asuntos de esos en los que se asumía la esfericidad de los seres humanos y se estudiaban asuntos como la comparación del radio promedio del alumno esférico español con el de los de otros países de la OCDE. Y otras cosas parecidas o peores. Desafortunadamente, no somos esféricos, arrastramos nuestras circunstancias multidimensionales y es improbable que vuelva a ocuparme en estas páginas de asuntos que no me competan directamente.

Desigualdad de Schwarz y su aplicación al consumo eléctrico doméstico

Como saben los viejos del sitio, instalé un dispositivo en el cuadro que mide mi consumo eléctrico en tiempo real. Lo que hace el dispositivo es muy simple. Por un lado, mide las funciones $i(t)$ y $v(t)$ (intensidad y voltaje); por el otro lado, calcula las integrales $$\int_0^T i(t) v(t) dt,$$ $$\int_0^T i^2(t) dt$$ y $$\int_0^T v^2(t) dt.$$ Con un $T$ pequeño (unos segundos), muestra en una app los valores

48 horas de consumo doméstico real de electricidad

Sin más preámbulos, es así (para apreciar el detalle, conviene abrirla en otra pestaña): ¿Por qué es este gráfico relevante? Poca gente ha visto cómo se consume electricidad en un hogar con una resolución de unos pocos segundos. A lo más, con una resolución horaria facilitada por la compañía distribuidora. Pero que, obviamente, suaviza y desdibuja los picos. Mucha gente hace y/o tiene que hacer estimaciones de qué potencia contratar. Las heurísticas existentes son, permítaseme decirlo así, una mierda.