varios

Política y varianza

Será por deformación profesional, pero en los discursos electorales y particularmente en los recentísimos discursos electorales no dejo de advertir subrepticias referencias a la varianza. Casi siempre, además, presentada negativamente. Y no, no me refiero únicamente a lo de Gini y sus secuaces. Aún recuerdo cuando la política (o su manifestación más folclórica y electoralista) hacía más hincapié en la media (de diversos indicadores, para incrementarla, supongo). Yo, mientras, a contramano: el nombre de mi misma empresa es latín para un concepto muy relacionado con el v-enemigo político.

Consumismo de fricadas: OpenZmeter

No satisfecho con esto por culpa de un lector que me/nos indicó cómo incrementar nuestra resolución temporal, es muy probable que incurra en el gasto que conlleva adquirir un OpenZmeter y poder construir gráficas como (o, espero, con un nivel de desagregación temporal aún más fino).

Rootclaim

Rootclaim es un portal donde la gente plantea preguntas como plantea hipótesis como se recogen evidencias y usando este método (leedlo, es sumamente aprovechable: usa la palabra bayesian 23 veces), llega a conclusiones tales como

Mi consumo de electricidad, hora a hora

Por primera vez, mi compañía de electricidad ha sabido asignar a cada hora mi consumo (¿se acabarán de una vez las benditas facturas con consumo estimado?). Lo que me ha permitido construir esta gráfica horaria: No publico el código por que dependería del proveedor. No hago comentarios porque solo a mí me competen. Pero invito a otros a echar un vistazo a su consumo, etc.

Sobre mi nueva infraestructura de backups

Tengo dos ordenadores, tiramisu y ede. Uno va conmigo y el otro me espera en casa. Hasta hace 4 días, usaba OwnCloud para mantenerlos sincronizados y, de paso, gestionar mis backups: siempre tenía tres copias de mis datos en tres sitios distintos (mis dos ordenadores y un VPS). Pero: Alquilar un disco duro en la nube no es tan barato. OwnCloud es un coñazo: hay que actualizarlo cada que se te olvida cómo.

Publicidad, #MeeToo y todo lo demás

Leyendo Ads Don’t Work That Way me han pasado dos cosas: He tenido que buscar schelling point varias veces en el texto; no me podía creer que no se mencionase el asunto. Me ha recordado mucho este otro artículo, Is this time different? What can we learn from #MeToo and #NeverAgain. Y, efectivamente, el nudo del argumento del segundo está basado en ideas de un libro que había escrito el primero y que está en mi lista de lectura: The Elephant in the Brain.

Ver la I+D+i como un estado

Para el estado, la I+D+i es una cosa muy rara. Está descrita aquí. Pero el estado ve como un estado. En mi mundo la I+D+i es otra cosa. Una cosa que se hace de oficio todos los días: leer libros y artículos de estadística, estar al tanto de las novedades tecnológicas, hablar con los colegas de modelos,…, visitar StackOverflow, aprovechar las externalidades positivas del buscador de Google que todo el mundo ha olvidado agradecer, leer mi blog, etc.

Esto no trata sobre lo que la ciencia es

Esto no trata sobre lo que la ciencia es sino sobre lo que la gente entiende que es. Que podría (y puede) explorarse mediante encuestas. Pero el dispendio es innecesario. Basta con repasar aquellos atributos de la ciencia de los que tratan de investirse aquellos que, sin serlo, lo pretenden (y excúseseme el círculo vicioso). Como, por ejemplo, cátedras de mamandurrias. Nota: esta inopinada idea es subproducto de leer esto.

Aprender deprisa, aprender despacio

Aviso: hoy incursiono en el minado campo de la sicología pop. Seguramente todo lo que escriba sea mentira, esté superadísimo o las dos cosas a la vez. La entrada debe y bebe de un libro archiconocido. Si no lo has leído, no sé a qué esperas. La entrada está motivada por otro libro que estoy leyendo, The Case Against Education, del que sospecho: que dice la verdad en cada párrafo para armar un argumento global falso.

Feria del libro, 2019

Fui a la Feria del Libro. El calor era el de L’Étranger. Comencé por la caseta uno. TOC. Riguroso orden hasta la cientiypico. Libros, libros por todas partes… Autoayuda. Autoayuda. Reverté (¿recopilatorio de artículos?). Libros rosas, libros con nombres y fotos de mujeres en la portada. Autoayuda. Infantil. Losantos y su Barcelona. Autoayuda. Dos pornógrafas. Los gatitos (y la filosofía) de Stoya. Autoayuda. DIY. Facsílmil de Voynich. Los mismos libros una y otra vez.

¿Escenarios jerárquicos? (para encuestas electorales en contextos multipartidistas)

Existe una brecha conceptual entre los pronósticos electorales, que son continuos y cómo percibimos los resultados, de manera discreta: p.e., el partido X y el partido Y suman (o no). Después de las elecciones, sobre todo de muchas de las últimas, el público siente perplejidad (frente a los resultados que acaban siendo) a la vista de las predicciones que se hicieron. Y los hacedores de pronósticos publican el consabido artículo explicando que esos escenarios que acabaron sucediendo estaban de alguna manera recogidos en sus (en el óptimo de los casos) histogramas.

Causalidad y desigualdad

Ni imaginar podéis hasta dónde me tiene lo gratuitamente con que muchos dan por hecha una relación causal entre desigualdad (economómica) y cualquier miasma social. Yo creo que es que pocos leen cosas como estas (muy recomendable). Y sobre todo porque sale gratis mencionar el nombre de la sacrosantísima causalidad en vano. Con el peligro de que tal vez queramos invertir recursos en remediar el problema raíz y nos demos cuenta al conseguirlo de que, oh, no lo era realmente.

Yo no elaboro programas electorales pero sí propuestas de proyectos

Yo elaboro propuestas de proyectos. Sé lo que pasa cuando los ganas (y también cuando no). Así que pienso en un proyecto de cuatro años de duración, compartido con otras empresas de intereses variopintos y sujeto a negociaciones con ellas, con una cuota de responsabilidad desconocida a priori y en un contexto cambiante y sujeto a circunstancias extrañas y fuera de control (y si no sabéis a qué me refiero, un nombre: Zapatero) y me da la risa pensar que alguien pueda tomarse en serio algo llamado programa (electoral, por si alguien no se había percatado de a lo que me refiero).